sábado, 30 de noviembre de 2013

Luxor II, inicio de la obra y primeros viajes con los faraones

Luxor es una de las principales atracciones turísticas de Egipto, ya que en esta ciudad y alrededores se encuentran las tumbas y templos de los faraones y personajes más distinguidos de la época del Nuevo Imperio.

La ciudad está dividida en 2 partes bien diferenciadas por el rio Nilo, la parte de East Bank, donde está la ciudad en sí, con hoteles, restaurantes, y los templos de Karnak y Luxor. Y la zona del West Bank, donde se encuentran el Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas, el Valle de los Nobles... con cientos y cientos de tumbas de faraones, visires, escribas... Si os fijáis, los entornos mortuarios del Antiguo Egipto están situados en la orilla oeste del rio Nilo, tanto las pirámides de Giza, como las tumbas de Luxor, Abu Simbel... Y es que para los egipcios, el Oeste, donde cada día se oculta el Sol, simboliza el paso a la otra vida. Por ello, es muy común que las ciudades actualmente estén situadas en la orilla Este, con el alojamiento y los restaurantes, teniendo que coger un ferry o taxi para ir a la zona histórica.

Ferry local para pasar del East Bank al West Bank cruzando el Nilo

El primer día en Luxor el plan era hacer reconocimiento de la ciudad, manía que tiene uno... :-D Como viajo con tiempo, me gusta al llegar a un sitio dedicar un tiempo a simplemente pasear por la ciudad, familiarizarme con el entorno, orientarme... Pero, en el caso de Luxor, eso de pasear tranquilamente, sobre todo si eres extranjero, es difícil. En cuanto te acercas al centro de la ciudad, cada pocos metros se te acerca alguien: "¿paseo en caballo?", "¿taxi?", "¿de dónde eres? Tranquilo, no quiero venderte nada...", "¿te acuerdas de mí? Trabajo en el hostal donde estás alojado..." Y decenas de expresiones que después de unos días por aquí ya te las sabes de memoria. Pero claro, el primer día, inocente que es uno, y que me gusta hablar con la gente local, ir siempre con una sonrisa hacia todo el mundo que se me acerca, el "tranquilo paseo" se convirtió en un incremento exponencial del agotamiento de mi paciencia... jeje. Aún así recordándolo ahora, te sirve para ir aprendiendo como desenvolverte por estos lugares, y comprendes que debido a la situación del país, el turismo es prácticamente nulo, por lo que en cuanto ven un turista intentan lo imposible por ganarse el dinero con el que llevarse algo a la boca, aunque en mi opinión, de buenas maneras, siempre obtendrás buenos resultados a medio-largo plazo, más que intentando engañar a la gente. Además, siempre me deja ese mal sabor de boca el hecho de saber que el 95% de la gente que se te acerca es para intentar sacarte algo, haciéndote adquirir una actitud de pasividad total hacia toda persona que te habla, perdiéndote así ese 5% de gente que seguro que se acerca de forma amistosa y sincera.

Calle en Luxor

Tras esta clase intensiva de sociología turista en Luxor, el siguiente día ya empezó la clase de historia. Junto con David y Natasha, una pareja australiana alojada en el hostal, y otro viajero japonés de otro hostal, fuimos en tour organizado hacia West Bank, con nuestro simpático guía Aladdin. Aunque no soy muy partidario de los tours organizados, la visita al West Bank en Luxor por tu cuenta resulta bastante difícil. No hay mapas ni señales para orientarte, los diferentes lugares a visitar están a unos 30-40 minutos andando uno del otro en pleno desierto, la falta de turistas hace difícil encontrar transporte de un sitio a otro... Además, los precios en Egipto son muy bajos comparados con los occidentales, así que un tour por unos 8 €, incluyendo transporte, guía y la agradable compañía del resto de viajeros merecía la pena.

Durante este tour, visitamos el Valle de los Reyes, el templo de Hatshepsut, el Templo Habu, de Ramses III y finalmente los colosos de Memnon. Esta ruta suele ser la ruta básica e imprescindible en toda visita a Luxor, aunque ya veréis que aparte de estos sitios, existen muchos otros igualmente interesantes.

El Valle de los Reyes es la zona donde están enterrados las principales faraones del Nuevo Imperio del Antiguo Egipto. Actualmente hay descubiertas más de 60 tumbas, pero se cree que puede haber cientos de tumbas a lo largo del valle. El hecho de que tras la época del Imperio Egipcio, por esta zona pasasen otros imperios, ha hecho que el estado de algunas de las tumbas no sea demasiado bueno. Unido a que en estas tumbas, debido a la fe total que tenía la religión egipcia en la reencarnación, guardaban importantes tesoros listos para dar la bienvenida al faraón en su nueva vida, por lo que las tumbas eran objeto de continuas búsqueda por saqueadores.

Para visitar el Valle de los Reyes, la entrada incluye la visita a 3 tumbas a elegir, a excepción de las tumbas de Tutankamon y Ramses VI, que hay que pagar aparte. La entrada general cuestas 50 LE (libras egipcias, unos 5,5 €), precio de estudiante, y la entrada a la tumba de Ramses VI, que fue la que visitamos, 30 LE, precio de estudiante.

Valle de los Reyes

NOTA: cuando viajéis a Egipto, altamente recomendable traer si sois estudiantes o profes, el Carnet Internacional de Estudiante/Profesor. En caso de no serlo, en cualquier hostal te ofrecerán la opción de hacerlo por unos 130 LE, que en un día prácticamente lo amortizas ya que las entradas para casi todos los sitios en Egipto están a mitad de precio.

Por recomendación de Aladdin, nuestro guía, las 3 tumbas que visitamos incluidas en la entrada general fueron las de Ramses IV, Ramses IX y Ramses III, aparte de la de Ramses VI por la que pagamos aparte. Qué decir de las tumbas, en cada una es sumergirte en un pasillo en el que el tiempo ha retrocedido 3000 años. Paredes llenas de colores, de historias, de misterios. Cada tumba con sus particularidades. Ramses IV con colores muy bien conservados, marcas de la época cristiana, ya que la tumba fue usada como escondite en aquellos tiempos, un gran sarcófago de más de 100 toneladas...


La tumba de Ramses IX, con un gran pasillo que te lleva hasta la sala sepulcral, en este caso vacía, ya que la momia y sarcófago se encuentran en el museo del Louvre.


Y la tumba de Ramses III, en cuanto a colores y estado la peor conservada, pero su estructura, en forma de S, te cuenta que la construcción de las tumbas fue adquiriendo tal dimensión, y tal nula organización, que en algunos casos mientras construían el tunel de una tumba se daban cuenta  que estaban interfiriendo en el camino de otra.

Y por supuesto, la tumba de Ramses VI, una de las joyas del Valle de los Reyes. Con las paredes repletas de increíblemente detallados jeroglíficos, que incluyen diferentes capítulos del Libro de los Muertos, libro que contenía todos los detalles referentes al paso a la otra vida. Un gran pasillo que poco a poco te introduce bajo tierra, para llegar a una impresionante sala mortuaria, con un sobrecogedor sarcófago con forma humana, y las paredes repletas de jeroglíficos imponentes. No sabes lo que significan, al menos en mi caso, pero no sabes por qué, te da una sensación de que están contando algo de gran importancia.


Está totalmente prohibido hacer fotos dentro de las tumbas, aunque por aquí con dinero no existen reglas, así que las fotos son sacadas de Internet.

Después de la maravillosa experiencia de color y símbolos del Valle de los Reyes, fuimos hacia el templo de la reina Hatshepsut. Considerado una de las joyas del Antiguo Egipto, actualmente, debido a terremotos y el desprendimiento de rocas desde las montañas, está reconstruido en más del 60 %, lo que inevitablemente le quita un poco de esa sensación de autenticidad cuando visitas un lugar así. Aún así, su localización y tamaño hacen que la visita merezca la pena y de igual manera te vas dando cuenta de los diferentes estilos arquitectónicos utilizados durante los diferentes periodos del Antiguo Egipto.



La siguiente parada era Medinet Habu, el templo mortuario de Ramses III. Comentar que en general cada faraón posee 2 edificaciones, el templo, en conmemoración del faraón y donde se realizaba la momificación; y la tumba, donde se guardaba la momia dentro del sarcófago, junto con los tesoros, comida... Preparado para la vuelta a la vida del faraón.

Ramses III fue conocido por su logros relacionados con conquistas, guerras... Y esto hace que su reconocimiento en este campo sea el protagonista del templo, con dibujos de Ramses rodeados de soldados derrotados y numerosas referencias a Horus, el dios de la guerra.




El templo en sí es precioso, muy bien conservado, con unas columnas impresionantes llenas de color. A nivel personal, tendría aún más encanto si Ramses III hubiese sido conocido por otros logros y la decoración del templo tuviese otros motivos, pero bueno, cuando construya mi propio templo ya lo decoraré a mi gusto...jeje

Y como plato final, básicamente porque pillaba de camino de vuelta al hostal, hicimos una breve parada en los colosos de Memnon, dos enormes estatuas del faraón Amenhotep III, que custodiaban la entrada al templo mortuario del mismo faraón. Sin embargo, la situación del templo, a pocos metros del rio Nilo, hizo que constantes inundaciones fuesen destruyendo el templo, de forma que actualmente apenas quedan los dos colosos.


Imaginaros cómo debía ser el templo si simplemente los colosos de la entrada eran así...

Con todo esto acabó el primer día de visita por el West Bank, visitando los lugaros más conocidos, pero dejando para el día siguiente lugares igualmente preciosos, y que mi opinión, necesarios si de verdad te sientes sumergido en la historia egipcia, lo cual no es nada difícil mientras te introduces en las tumbas, y vas pasando por preciosos dibujos de Anubis, de Isis, Osiris, Horus... Al igual que las personas que voy conociendo por el camino, nuevos personajes para esta obra de teatro alrededor del mundo.

Como premio a un intenso día, tuve el placer de probar uno de los platos más famosos de Egipto, el koshari, una mezcla de arroz, pasta, garbanzos, cebolla, lentejas, salsa de tomate, jugo de limón, y salsa picante. Vamos, ¡todos los platos potentes que nuestras mamis nos daban para crecer mezclados en uno! Y todo esto por 5 LE (unos 50 céntimos de euro) ¡Simplemente delicioso! Eso sí, prepararos para estar comiendo koshari durante todo el día...jiji


Para no saturaros en un sólo post con tantas historia egipcia, en el próximo os contaré el segundo día por el West Bank, visitando las tumbas de los nobles, el Valle de las Reinas, la villa de trabajadores... Una visión totalmente diferente de la sociedad del Antiguo Egipto, ¡que nadie se lo pierda! :-D

El fracaso es no tener el coraje de intentarlo, independientemente del resultado.

3 comentarios:

  1. Hola,!!
    Leí con mucho entusiasmo tu relato. Vamos con mi familia en febrero de vacaciones a LUXOR,mis hijos están maravillados con la idea. Me gustaría preguntarte algunas cosas, tienen un correo para escribirte.???
    Muchas gracias.
    Macarena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Qué bueno que te haya gustado la aventura por Luxor, la verdad es que es una maravilla histórica y arqueológica. Mi correo personal es tofli2@hotmail.com, puedes escribirme ahí cualquier duda que tengas, tendré que hacer memoria porque ya han pasado unos meses desde que estuve por Luxor! jeje. un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola! Qué bueno que te haya gustado la aventura por Luxor, la verdad es que es una maravilla histórica y arqueológica. Mi correo personal es tofli2@hotmail.com, puedes escribirme ahí cualquier duda que tengas, tendré que hacer memoria porque ya han pasado unos meses desde que estuve por Luxor! jeje. un abrazo!

      Eliminar